Portada del sitio1-Conocer a Laperouse: el hombre, el marinoLa infancia en Albi
La infancia en Albi

Albi

Albi, a mediados del siglo XVIII, cuenta con 9.000 habitantes aproximadamente, de los cuales un centenar pertenecen a la nobleza languedociana. El principal poder administrativo y espiritual es el regentado por el arzobispo de Albi, que es hasta el año 1747, y durante la infancia de Jean-François, Monseñor de CASTRIES. Este acogió en Albi, a su sobrino, huérfano desde muy joven, llamado también CASTRIES, y que más tarde sería Ministro de Marina y de las Colonias. La autoridad del Rey, se ejerce en la región de Languedoc, más precisamente en su capital, que por aquél entonces era Montpellier. Albi es un lugar de paso, con el Puente Nuevo sobre el rio Tarn, en dirección a la región vecina de Aveyron. Albi está rodeada de murallas en la parte sur de las márgenes del rio, aunque éstas se encuentran en muy mal estado de conservación. Hay numerosas iglesias y conventos. LAPEROUSE vivirá la época donde se comienzan a construir verdaderas vías de comunicación para las personas y para el transporte en general.

Se van desmantelando poco a poco las murallas a partir de 1761, sobre todo por donde hoy se sitúan las Lices Pompidou, con la finalidad de que la ruta real de Toulouse a Rodez pueda pasar por el puente, en aquél entonces liberado de las casas adosadas.

El rio es el “dominio privado” de la gabarras fluviales. En estos años, la riqueza de la región tarnesa provenía en gran manera de la agricultura. A las culturas del pastel, ( planta cuyo fruto manipulado se utilizaba para tintar los textiles) y del azafrán, declinantes, se añaden diversos cultivos para humanos y animales.

EL PATRIMONIO FAMILIAR

Plaque du Gô

La nobleza de la familia de GALAUP, data de mediados del siglo XVI. Esta nobleza procedía de sus antepasados y no de cargos ni cartas patentadas del REY. Eran de la “nobleza de raza”, definida por el edicto del 22 de junio de 1664, que mantenía la nobleza a aquellos que podían demostrar su antigüedad de filiación noble a una centena de años atrás.

Se enriqueció en el periodo fastuoso del cultivo y la comercialización del pastel. La familia de GALAUP, en sus orígenes señores de Brens y de Orban, cerca de Albi, ejercen cargos jurídicos y administrativos, y ocupan a menudo las funciones de cónsules de la ciudad de Albi; el propio padre de LAPEROUSE, Víctor-Joseph de GALAUP, fue cónsul. La familia poseía una casa solariega en las tierras del Go, en una llanura formada por los meandros del Tarn, adquirida en 1613 por Claude de GALAUP. Fue allí, en Albi precisamente, donde nació en 1741, Jean-François, futuro Conde de LAPEROUSE. Su madre, Margarita de RESSEGUIER, hija de un antiguo comandante del segundo batallón de CONDÉ, nació en Sauveterre de Rouergue. Los de GALAUP, poseían también algunas tierras en el territorio del actual término municipal de Puygouzon: el cortijo de LAPEROUSE (llamado “La Pierreuse”).

Château du Gô

La ortografía del nombre LAPEROUSE, ha conocido varias modificaciones; está escrito LAPEYROSE en un acta de 1553, después la Peyrose, la Peyrouse, La Peirouse, y finalmente LAPEROUSE. Jean-François de GALAUP, utilizó LAPEROUSE, a partir del momento en que su padre le hace donación del cortijo que lleva éste nombre, enajenándoselo y firmando Jean-François GALAUP de LAPEROUSE.

LA DESCENDENCIA

Víctor-Joseph y Margarita, padres de Jean-François, tuvieron diez hijos varones y hembras. De ellos sólo sobrevivieron, llegando a la edad adulta, Jean-François, su hermana Jaquette, nacida un año antes que él y otra hermana, Victoire, dieciocho años más joven. LAPEROUSE, que se casó bastante tarde, sólo dos años antes de su gran viaje, no tuvo descendientes. Sus herederos fueron sus hermanas, aunque finalmente sus bienes fueron a parar a sus sobrinos. Su hermana Jaquette, desposó a un DALMAS. Los DALMAS se habían establecido en la región de Aveyron, y más tarde se dispersaron por toda Francia, e incluso en los EE.UU. de América. Su hermana Victoria, más joven que él, se caso con Bernard-Louis de BARTHES, cuyos hijos se quedaron casi todos en la región de Languedoc. Una de sus descendientes, Marie-Christine PESTEL, posee actualmente la propiedad del Go, la casa familiar donde nació el explorador.

ADOLESCENCIA DE JEAN FRANÇOIS

La adolescencia de Jean-François, transcurrió entre Albi y su casa familiar del Go, aunque probablemente pasaba algunas temporadas en casa de su abuela, en Sauveterre. Entonces hablaba el occitano además del francés. Sus estudios secundarios realizados en el colegio de los Jesuitas de Albi, hasta la edad de los 15 años, fueron en latín. Conoció a otros nobles de la ciudad, futuros oficiales de marina, tales como ROCHEGUDE, nacido el mismo año que él y que frecuentaba el mismo colegio. Es posible que conociera también a Mengaud de la HAGE, cuyos padres, originarios de la región de Gers, vivían en Toulouse. Mengault de la HAGE se convertiría en uno de sus mejores amigos.

LOS RETRATOS

Portrait
Peinture présentée au musée.

Jean-François de GALAUP fue retratado durante su vida, y después de ella por retratistas que lo conocieron. El marino está representado durante su adolescencia y su edad adulta. Durante el siglo XIX, fueron realizados numerosos retratos del explorador, a veces por buenos artistas, como MONSIAU y sobre todo GRENZE, o incluso por el escultor RUDE. Todos ellos dan de él una imagen noble y sonriente. Finalmente, en la época actual, su retrato aparece en colecciones de sellos, medallas, estatuas de arte moderno (delante de la Embajada de Australia, en Paris), y últimamente en un bajo relieve destinado a figurar en diversos monumentos conmemorativos por el mundo.

LOS LUGARES DEDICADOS A SU MEMORIA

En Albi, los lugares dedicados a su memoria son públicos y privados. La estatua situada en el centro de Albi, en la plaza que lleva su nombre, es de bronce y data de 1853. Es obra de Nicolás RAGGI, quien realizó también una estatua del rey HENRY IV en Pau. Está considerada de gran calidad artística; situada sobre un pedestal de 3 metros de altura.

Desde 1988, año de la apertura del Museo LAPEROUSE, situado en la margen derecha del rio Tarn, en los locales que fueron los antiguos molinos albigenses, restaurados, en un entorno prestigioso y acogedor, tanto interior como exteriormente, éste Museo, permite presentar permanentemente, tanto los recuerdos como numerosos vestigios y objetos encontrados en la isla de Vanikoro. El Museo es hoy una realidad que permite tomar la distancia necesaria para poder crear ulteriormente un conjunto más importante y prestigioso.

Las casas y propiedades en que vivió LAPEROUSE, existen todavía, pero son propiedades privadas y sólo se pueden visitar excepcionalmente. Por fin, la capilla del liceo LAPEROUSE, aunque no ha cambiado su aspecto exterior, se encuentra hoy en el interior del liceo, construido éste en el Segundo Imperio y lleva el nombre del célebre navegante.